autorreconocimiento

Auto-reconocerse a través de la fotografía

Descubre tu esencia”, “debes saber quién eres”, “descubrir a las mujeres que habitan en ti”, “amarte”, “aceptarte”… seguro que muchas de estas frases y palabras las habrás oído o leído en libros, talleres, trabajos… de autoayuda, en incluso a mí, me las habrás oído. Pero, la gran pregunta es ¿cómo se hace eso? 

Hoy, quiero compartir contigo como yo he conseguido reconocer a las mujeres que habitan en mí, o al menos a parte de ellas, e ir recuperando mi esencia, respetarme, amarme y sobre todo, conocerme.

1.- La primera fase fue con ayuda “externa” de profesionales que a través de diferentes terapias fueron desgranando parte de mi vida.

2.- La Aromaterapia, o más concretamente la Psicoaromaterapia, me ayudo a esa conexión entre la naturaleza y mis emociones, a aceptar, reconocer y trabajar, si es necesario, las emociones con las que vivo.

3.- Desde el verano del 2018 al verano del 2020, los acontecimientos personales me “empujaron” a MIRARME A LOS OJOS EN EL ESPEJO. El camino no ha sido fácil, pero ha valido la pena. En que consiste este proceso, te lo cuento en otro post , pero básicamente en mirarte a ti sin culpas, ni propias ni externas, y es en lo que baso mi programa de “SAN.ARTE”.

4.- Desde entonces y especialmente, al realizar un curso de “AUTOCONOCIMIENTO A TRAVÉS DE LA FOTOGRAFÍA” con Andana Fotos, empecé a ver los selfies, las autofotos, como un proceso de Auto-Reconocimiento. Me explico:

Yo, había reconocido a muchas de las mujeres que habitan en mí, a nivel interno, pero ¿sería capaz de darles la visibilidad que se merecían? ¿podría darle voz a la mujer sensual, a la trabajadora, a la madre, a la amante, a la niña caprichosa, a la mujer, a la compañera, a sexual, a la juguetona, a la hija de puta, a la picara, a la aventurera, a la exitosa, a la…?

Hasta ahora, la sociedad sólo había visto una parte de mí, yo sólo había compartido una parte de mi y por eso me sentía “a medias”, por eso vivía mi vida “a medias”… Las facetas que más conocía la gente de mi eran la de buena chica, la de madre y la de trabajadora, ahora había que aprender a darles voz, voto y visibilidad al resto de mujeres, con mis sombras y mis luces, para ser YO, plenamente, en mi esencia, en el Hoy.

Por suerte, el juego de la vida me ha ido dando “cartas” para que todas esas mujeres se fueran manifestando, TODAS ¡!! Y, gracias al “trabajo interior” previo, tenía la fuerza para dar un paso al frente y dejar que esas “mujeres” se expresarán. Y empezaron a llegar comentarios como:

  • “Joder con tu amiga, es todo sensualidad”
  • “ Mmmm… eres una mimosa, como te gusta que te mimen”
  • “ ¿En serio vas a bailar bajo la lluvia?”
  • “ Eres mi heroína si esa “caidita de ojos” que hiciste anoche, la haces de manera inconsciente”
  • “ Eres una gran profesional”

Y… descubrí la fotografía como mecanismo para, además, verme yo en todas esas mujeres, porque naturalmente está genial y ayuda que los demás te re-conozcan, pero lo más importante, sigue siendo, ¿cómo te ves tú?

Durante este tiempo, como hobbie, como trabajo personal… he jugado con la cámara: selfies , autofotos, edición de videos, de imágenes, combinados con música, con frases… he desarrollado los 6 sentidos: vista (fotografía), olfato (aromaterapia), tacto (caricias, abrazos…), oído (música) , gusto (gastronomía) y el sexto sentido para ver más allá de esa primera imagen.

Llegando a la siguiente conclusión: la vida es como la fotografía, va a depender del filtro, de la luz, de la posición, del momento… e incluso de quien mire por el objetivo, descubrirá, vivirá o compartirá una Yolanda diferente, ¿qué es lo ideal? Que seamos capaces de vivir la vida plenamente con todos sus matices de luces y sombras, pero también que seamos capaces de abrir los ojos, para ver a los otros en su totalidad.  No soy lo  que crees que soy, soy quien soy al estar estar contigo.

Pero lo importante es que, ahora, yo me reconozco en cada una de las situaciones y claro que tengo que seguir aprendiendo y descubriéndome, pero hoy la fotografía me muestra eso que internamente ya he desgranado.

Cuando me hago las fotos, juego con la cámara, dependerá del momento, para que brote en mí y vea reflejada a diferentes mujeres, pero lo mismo ocurre cuando te fotografían, contaré una anécdota: estaba en la playa y fui a mojarme los pies en la orilla, le pedí a una amiga que me hiciera unas fotos con mi móvil, y ¡¡¡ pedazo fotografías!!! Era mi cámara, mi objetivo… pero ella fue capaz de captar lo que veía en mí, simplemente con 3 clics.

Lo mismo pasa si te haces fotos profesionales, dependerá del fotógrafo, como te sientes con él, será capaz de captar tu verdadera esencia o no. Hay fotos bonitas y otras que eres tú, hay radica la diferencia.

Es muy importante para este trabajo de autorreconocimiento, que al hacer la fotografía, no utilicemos filtros “falsos”, podemos jugar con la luz, el objetivo, la postura… (eso es parte de la vida), que cuando vayamos a verlas, te preguntes, ¿qué transmito? ¿qué mujer veo reflejada? ¿Quién soy? A veces, no me he reconocido en alguna fotografía (pero soy yo, también) , y con el paso del tiempo, ha sido con la que más me he identificado. Lo mismo pasa con las personas, muchas veces ven imágenes mías o comparten momentos conmigo y piensan: “esta no es Yolanda”, o “Yolanda que rara está”, “Jolín, como ha cambiado Yolanda”… ¡¡¡ no!!! Simplemente te estoy mostrando una Yolanda que no conoces (a veces, ni yo me reconozco al dejar expresar mi interior “sin filtros”) ¿te atreves a conocerla?

Quizás algunos piensen, “ya, Yolanda, pero lo que muestras siempre son imágenes que salen bien”, sí, porque el trabajo es mío, y el resto de imágenes me las guardo para mí, como me guardo las lágrimas, los trabajos personales, mi vida más personal… El otro día ponía un ejemplo: cuando vas a una fiesta, vas a compartir lo mejor de ti: sonrisas, vestuario, momentos… aunque hayas pasado un día “de mierda” (que todos los tenemos) no te pones a gritarle a todo el mundo, vas a compartir lo mejor de ti, pues para mí, eso son las Redes Sociales, una fiesta en la que comparto lo mejor de mí, mis vivencias, mi profesión y aquellas cosas que pueden ayudarte y/o gustarte, exactamente igual que hacemos en una fiesta y como en una fiesta, nos guardamos nuestras visitas a terapia, nuestra depilación, nuestros lloros e incluso nuestros amores “inconfesables” 😉

Ese trabajo con la fotografía, que empecé como un juego con dos amigas a través del “postureo playero” y que cobró sentido hace seis meses con el curso, se resume en lo siguientes pasos:

  1. La “foto”: jugar con la luz, el objetivo, la postura… LA VIDA
  2. La revisión de imágenes y como me hacen sentir. MIRARSE A LOS OJOS EN EL ESPEJO
  3. La edición, sin artificios. ¿QUIEN SOY?
  4. El compartir. COMPARTIR

Como decía…… somos seres sociales que necesitamos compartir y ser aceptados. Si hablamos de energías y aromaterapia energética (aceites esenciales , en adelante AE) , hablaríamos de:

  • ese primer chacra, en el que necesitamos sentirnos parte de la tribu y ser reconocidos por ella. (AE Benjui)
  • ese segundo chacra, que nos invita a disfrutar a los placeres. (AE Ylang-Ylang , Esencia de Mandarina)
  • ese tercer chacra, que nos recuerda quien soy yo nos coloca en nuestro centro de poder. (AE Geranio de Egipto)
  • ese cuarto chacra, que nos ayuda a amar incondicionalmente, empezando por nosotros mismos. (AE Rosa)
  • ese quinto chacra, que nos permite comunicarnos y expresarnos. (AE Laurel)
  • ese sexto chacra, que nos abre los ojos a mirar más allá del horizonte. (AE Salvia)
  • ese séptimo chacra, que nos conecta con nuestra esencia más pura, nuestro Yo superior. (AE Incienso)

 

*Si te ha gustado y quieres que juguemos con los aceites esenciales y salgamos a la calle a fotografiar-te, a reconocer-te, a experimentar… Estaré encantada de ayudarte y acompañarte. Envíame un wasap pulsando AQUÍ.

Te acompañaré, si tú me lo permites, a descubrir a todas las mujeres y/u hombres que habitan en ti. Si yo puedo, tú también.

2 comentarios en “Auto-reconocerse a través de la fotografía”

  1. Como mujer, madre soltera, exploradora solitaria, fotógrafa, educadora y ahora alumna tuya de Aromaterapia, me viene a la perfección tu entendimiento acerca de ti misma. Hago mías tus palabras y seguimos hacia adelante. Un abrazazoooo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
YOLANDA MUÑOZ DEL AGUILA